Sara Cuentas Ramírez


Sara Cuentas Ramírez

Lista

SOM PODEM CATALUNYA – EQUIP NOELIA BAIL

Biografía

Me asumo activista feminista migrada, racializada, decolonial e hija de la Tierra; defensora de derechos humanos comprometida con la demanda de Verdad, Justicia y Reparación de las mujeres indígenas organizadas, afectadas por las esterilizaciones forzadas en el Perú durante la dictadura de Fujimori (periodo 1995-2000). Como investigadora social y periodista apuesto por la construcción del conocimiento no hegemónico, ni eurocéntrico, ni etnocéntrico, sino centrado en la revaloración del conocimiento “situado”, aquel que nace y se nutre de las experiencias vividas de la resistencia a las opresiones, aquel que construye sus análisis desde los saberes paridos desde abajo, desde los movimientos sociales, desde alianzas diversas con mis hermanas de lucha migrante, que día a día emprendemos nuevos desafíos para superar las violencias machistas, racistas, capitalistas, clasistas y heteronormativas.

Mis más de 10 años de activar en la cooperación al desarrollo, incidiendo para que la perspectiva feminista decolonial y el compromiso firme con la protección y promoción los derechos humanos sean una realidad, me permitieron compartir saberes y prácticas transformadoras con organizaciones feministas de África y América Latina y evidenciar que el actual contexto precisa una conexión entre luchas, que supere las fronteras.

Angela Davis expresa “no estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar, estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar”, y a ello me sumo para transformar!


Motivación

Todo partido político debe ser una herramienta de transformación social. No es un fin en sí mismo, ni un trampolín para llegar a ocupar cargos en la política institucional, mucho menos para acumularlos. Supone una enorme responsabilidad y coherencia entre el discurso y la práctica. Es hacer que esta herramienta funcione para incidir en la transformación social, en la superación de desigualdades, en revertir el sistema colonialista, capitalista, heteropatriarcal, racista, clasista y antropocéntrico. Un partido no debe ni puede cooptar las agendas y los discursos de los movimientos sociales ni sus luchas, sino asumir la corresponsabilidad de poner en el centro de la política a las personas y la dignidad de la vida, a los derechos humanos y a la condición de ciudadanía, a las políticas sociales por un desarrollo humano y sostenible, a leyes que garanticen derechos no que legitimen opresiones y privilegios, que reconozca los saberes situados de las personas, aquellos que nacen de su experiencia significativa de resistencia a las opresiones múltiples. Implica asumir un código ético con principios políticos feministas, pacifistas, humanistas, ecologistas, sociales, defensores de la dignidad, de la igualdad y la decolonialidad. Mi motivación es por una vida libre de violencias, por una vida que ponga en el centro a las personas, sus diversidades y su entorno, que apueste por un modelo económico feminista donde los cuidados y la conciliación sean imprescindibles.